Motor y coches

McLaren-Renault: El acuerdo provocó un fuerte remezón en la F-1

Renault reemplazará a Honda como motorista del legendario equipo de Woking a partir de 2018. Este cambio generó cambios grandes para el futuro, que recién mostrarán su fuerza el 2019.

Se veía venir, tras todos los reclamos de Fernando Alonso y. en menor medida, de su equipo durante este año y los dos anteriores. El McLaren-Honda de esta década ha sido un fracaso rotundo, enorme, impresionante si pensamos en que la colaboración de ambos entre 1988 y 1992 fue una de las duplas más exitosas de la historia de la Fórmula 1. No daba para más pero nadie quería realmente que Honda saliera de la F-1 de esta manera, dejando además a un equipo sin chances de poder competir en 2018.

¿Cómo comenzó todo? Bueno, Honda tenía un acuerdo casi listo con Sauber hace unos meses. Si seguían con McLaren, serían el segundo equipo, si no entonces serían el equipo oficial, que recibiría motores gratis y grandes auspicios de los japoneses, como hacen hoy con McLaren. Sin embargo, el equipo suizo cambió de dueños y los nuevos propietarios de Sauber echaron abruptamente marcha atrás. ¿Por qué? Pues sabían que McLaren quería romper con Honda y no les hacía sentido usar cajas construidas por McLaren para un motor que ya no usaría McLaren.

Así las cosas, McLaren sondeó a Mercedes y Ferrari para conseguir motores para 2018, pero ambos rápidamente cerraron la puerta. No les interesaba dar motores a posibles competidores, tal como hicieron el año anterior con Red Bull. Renault dijo que podría ser, pero que no podían aportar impulsores a más de tres equipos y ya tenían al equipo oficial, a Red Bull y a Toro Rosso. Este último fue la llave que abrió el cerrojo.

Red Bull (la empresa) dio el sí para que su equipo B, Toro Rosso, llevara los propulsores japoneses. Ese equipo no está diseñado para ganar, sino que para formar a los próximos talentos jóvenes de la marca austriaca. Visto así, Honda es una cosa positiva: ya no pagan por los motores y vienen con auspicios, lo que libera fondos para ahorrar o para gastar más en Red Bull (el equipo). Por otro lado, Honda tiene un cliente tranquilo con el que desarrollar en paz su propuesta. Red Bull gana además la chance de sumar a su primer equipo si es que los japoneses tienen éxito esta vez con el nuevo diseño que preparan.

Pero para que todo esto pasara Toro Rosso debía romper el contrato que tenía con Renault para el próximo año, y Renault se la jugó: pidió en préstamo (y consiguió) a Carlos Sainz para que haga pareja por un año con Nico Hulkenberg. Esto saca del equipo a Jolyon Palmer, y genera un espacio en Toro Rosso que seguramente será ocupado por el francés Pierre Gasly.

No fue la única movida de la marca francesa: avisó a Red Bull que no renovará el contrato de motores que vence en 2018, lo que obligaría al equipo energético a usar el Honda en 2019, independientemente de su nivel de desarrollo. Y esto puede ser clave para el mercado de pilotos: Lewis Hamilton y Sebastian Vettel seguirán por varios años con sus actuales equipos, pero Mercedes y Ferrari renovaron por un solo año a Kimi Raikkonen y Valtteri Bottas. ¿Por qué? Pues Daniel Ricciardo queda libre de Red Bull a fines de 2018, y Max Verstappen tiene un año más de contrato aunque se cree que alguna cláusula ligada al rendimiento podría también dejarlo libre a fin de año. Esto dejaría a Red Bull en una situación crítica: perdería a sus dos estrellas y al motor Renault de una sola pasada, aunque recuperaría a un Carlos Sainz ansioso de pasar al primer equipo de la marca.

El acuerdo con Renault debería además traer aparejada la renovación de Fernando Alonso, pero si es por un solo año (como se imagina) todo queda abierto para 2019. ¿Se imaginan un mercado de pilotos con Alonso, Verstappen, Ricciardo, Raikkonen y Bottas libres para firmar por otro equipo?

 


View More